En Bici hacia el Círculo Artico y Mas Allá Parte 1

El paisaje es increíble. Glenn HighwayAnnika vs. La CarreteraLa Familia LoweLos GlaciaresLas moscas nos comían.Glenn HighwayFood Truck Hot DogLlegando a TokLa Belleza de AlaskaLogo VintageLos Heroes del CaminoLa Primera vez que Vimos a MartineThree Bears AlaskaAntes de la Subida InfernalLas Calles VaciasEl Zorro Cielo AzulRecuperándome de HawaiNuestros MapasAlmacenando la ComidaComiendo a 30mts de nuestra Casa de AcamparEl grupo de 3La Subida ContinuaLo que nos esperabaNuestro primer Alce en la CarreteraLlegando al Pueblo PolloChickenAcampando en pueblo PolloEn Medio del BosqueLas subidas del Top of the WorldPavimento!Antes de Cruzar la Frontera a CanadaDurmiendo en el MuseoMuseo de BoundryTyler Adios Pavimento, otra vez. Entre los Osos y los AlcesEl LodoNuestro campamento Mi hermosa BiciViendo el Río YukonViendo el Río Yukon

Vancouver, Canada, Septiembre 2015

Yo sólo sigo a Annika a donde ella quiera ir. Nunca creí que fuera querer ir tan lejos, pero en realidad es que la seguiría hasta el infinito, y para entrenar la seguí hasta el Círculo Ártico y mas allá. Para ser exacto la seguí hasta el pueblito de Inuvik, ubicado en la Latitud 68 Norte.

Para llegar allá volamos desde el paradisiaco Hawái al frío y gris Alaska, al menos eso era lo que yo creí que sería. Cuando llegamos, el sol nos recibió tan fuerte y nos honro con su presencia por casi todas las 24 horas. En verano los lugares al norte del mundo, cerca del polo norte gozan de días largos, tan largos que a las 11 de la noche parecen los inicios de las 6 de la tarde en cualquier día de primavera en México.

En Anchorage, nos recibió Jim, fue por nosotros al aeropuerto. Pocos sospechábamos que desde ese día Jim y su familia serían una de nuestras familias mas queridas por nosotros de todo el viaje. Al llegar a su casa nos recibieron dos perros, dos gatos, cuatro gallinas, su esposa Bernice y sus dos hijas Omi y Elise. Tan bien nos sentimos con ellos y tan hospitalarios fueron con nosotros que nos quedamos por 3 semanas con ellos, incluyendo una semana que cuidamos su casa mientras ellos iban de vacaciones. Llegamos el 2 de Julio y salimos hasta el 20.

La Familia Lowe

La Familia Lowe

Antes de entrar en calor con el tema de la bici hay algunos detalles que les quiero compartir sobre pedalear en Alaska, el norte de Canada y sobre todo el Círculo Artico. El gran detalle de todos éstos lugares es que hay Osos y Alces. Es cierto, ambos son majestuosos y preciosos, pero también pueden ser peligrosos. De los osos que habitan el norte de Canada y Alaska son los Osos grizzli y los osos negros. Así que para pedalear y acampar al aire libre en éstos lugares uno debe de tomar ciertas precauciones, entre las más importantes evitar rastros de olores de comida o fragancias dentro de tu casa de acampar o cerca de ella. Si no quieres tener visitas inesperadas mientras estas dormido es preciso hacer todo lo referente a comida lejos, muy lejos de tu casa de acampar.

Así que desde el 20 de Julio que salimos de Anchorage hasta el día de hoy nuestra rutina de dormir en nuestra tienda de acampar y comer ha sido así. Llegar a poner la casa de acampar. Caminar unos 300 mts o comer 1 km antes de poner la casa de acampar. Juntar la basura y quemarla en la fogata, guardar toda la comida y cualquier cosa que emita una fragancia fuerte dentro de las bolsas y un bote en contra de osos, un recipiente amarillo duro con seguros para que el oso no pueda abrirlo, y dejarlo a otros 400mts lejos de donde comimos y de donde acampamos. Y ya que todo eso esta resuelto, entonces irnos a dormir. Por otro lado los guarda bosques de tanto Alaska y Canada recomiendan que compres un spray anti osos, es como el spray pimienta pero más fuerte, por si en el raro caso de que un sos te atacará tengas una arma para defenderte.

Empezando a Rodar

Empezando a Rodar

Por otro lado están los alces. Bellos, grandes, majestuosos y potencialmente asesinos! Sobre todo en época de apareamiento, los masculinos pueden verte como una amenaza y cargar contra tu persona. Mucha gente de Alaska nos dijo que le tiene más miedo a los alces que a los osos, sobre todo porqué son mas comunes de ver y porqué pueden ser más impredecibles.

En fin la vida salvaje es así, salvaje pero no deja de ser primorosa y sublime. Cada vez que tuvimos oportunidad de verla, nos maravillamos con ella.

Anchorage a Dawson City

Empezamos nerviosos, sobre todo por el tema de los osos. Preguntado a la gente si donde estábamos acampando estaba bien, si había riesgo. La gente fue muy comprensible con nosotros, creo que entendía nuestro miedo y nos alimento de confianza, diciéndonos que si seguíamos tomando las precauciones, no tendríamos ningún problema al respecto. Los primeros días seguimos la carretera Glenn que nos llevó hasta Tok. En el camino pudimos ver glaciares, bosques, un par de alces y sobre todo y lo mas importante, pavimento. Ese, cuando se acabo lo llegamos a extrañar muchísimo.

Los Glaciares

Los Glaciares

Food Truck Hot Dog

Food Truck Hot Dog

Otra cosa que extrañamos un poco fue el internet, y no es tanto por revisar nuestro FB, sino porqué se nos olvido hacer una transferencia de dinero a una de la cuenta de los bancos y nos quedamos sin efectivo. Fue gracias a la bondad de tres señoras que al compartirles nuestra historia nos obsequiaron 60 USD sin que les pidiéramos nada! Y con eso pudimos sobrevivir hasta el lugar donde pudimos sacar dinero de nuestro banco. Utilizamos ese dinero para comer la comida de los Food Trucks que estaban en el camino, de los cuales eran muy escasos.

En el camino, nos topamos con un camioneta llena de turistas en bicicleta. La compañía que organiza estos tours, les da soporte mecánico, de transporte, hospedaje y alimentación para que ellos sólo se preocupen en pedalear. Los volvimos a topar por un pase en Eureka, y nos dieron Gatorade frío y algunas barras frutas. Sin saberlo, nos toparíamos a la misma empresa durante todo el viaje hasta Vancouver y cada vez que nos topábamos con ellos nos daban comida, agua y soporte anímico ya que todos los turistas nos echaban porras.

Apoyo en la Cima

Apoyo en la Cima

El paisaje es increíble.

El paisaje es increíble.

Pedalear por Alaska es hermoso, simplemente esplendoroso. Gran parte de ello, es por la presencia incomparable de la naturaleza. El norte de las Américas es bastante despoblado, lo que permite que la vida silvestre abunde y la vista se pinte de verde a donde quiera que voltees. Lo más norte que pedaleas, lo mas deshabitada está la tierra. Así que por varios días la carretera, los carros y nosotros éramos los protagonistas de nuestro recorrido y muy de vez en cuando la vida salvaje se hacía presente al asomarse entre la densidad del bosque para sorprendernos con su divinidad.

Así fue nuestro camino hasta Tok, en donde unos kilómetros antes de llegar conocimos a Martine, una mujer ciclo viajera de Québec de alrededor de 50 años con más de 100,000km de experiencia, que se convirtió en nuestra fiel compañera hasta Inuvik. Con ella aprendimos muchas cosas, seguridad para acampar con los osos, ubicar los senderos que los animales silvestres hacían, identificar el excremento y las huellas de los animales diferentes, entre muchas otras cosas relacionadas al ciclo viaje.

En Tok nos preparamos para el verdadero viaje, pedalearíamos uno de los tramos más pesados del todo nuestro viaje, el famoso Top of the World Highway, una carretera de tercería que subía a más de 1,300 metros por encima del nivel del mar. En realidad no es muy alto pero la carretera iba de abajo, hacia arriba, hacia abajo, hacia arriba y más arriba. Lo más padre es que sólo había un lugar en medio de los 127km para abastecernos de comida. Normalmente podríamos cubrir esa distancia en un día y medio pero por las subidas y bajadas, así como el terreno de la carretera y el clima las cosas que complicaron.

Three Bears Alaska

Three Bears Alaska

Iniciamos nuestro camino hacía el polo ártico por el Taylor Highway, en donde adjunto una foto ya que la imagen lo describe mejor que todas las palabras que pudiera decir. Tan sólo subir a donde la terraceria empezaba nos duro medio día a un promedio de 8km por hora. La vista era muy bonita, pero las subida era brutal. Esa noche acampamos aplicando todos los conocimientos que teníamos y los nuevos que Martine nos había dado, nos sentíamos seguros sobre todo porque ella tenía muchísima experiencia en la vida al aire libre. Hasta la fecha aplicamos sus conocimientos y nos han ayudado muchísimo.

Pueblo Pollo

Al siguiente día llegamos a Chicken, un pueblo que originalmente se llamaba Ptarmigan, pero porqué nadie lo sabía pronunciar bien lo cambiaron a Chicken o Pollo. El pueblo esta constituido por 4 locales, un bar, una licorería, una fonda y una tienda de souvenirs lleno de cosas referentes a su nombre y al hecho de que es tan sólo un pueblo de 8 personas.

Chicken

Chicken

Ahí nos quedamos un noche, comimos una hamburguesa y el siguiente día seguimos nuestro camino, ya por la el grueso de la terraceria y las subidas más importantes. Para hacerlo de emoción el cielo se pinto de gris y la lluvia empezó a caer en gotas. Pero la llovizna se fue muy pronto y el cielo se volvió a pintar azul y blanco. Lo más divertido de ese día fue llegar a un pedazo de carretera que estaba pavimentado, unos cuantos kilómetros antes de llegar a la frontera con Canada. Ese día Martín había tomado un raite para llegar al pueblo fantasma de Boundary en Alaska, y fue ahí donde la carretera pavimentada llegó y donde nos quedamos a dormir en el museo de la ciudad, que por cierto se estaba cayendo y abandonado.

Tyler

Tyler

El único habitante de Boundary era Taylor, un gran personaje que se hacía llamar el Sheriff del pueblo. El fue el que nos recomendó dormir en el museo y la próxima mañana nos dio té caliente junto a una charla muy interesante de varios libros que había leído. Por ahí de las 11 de la mañana seguimos nuestro camino hacia el cruce a Yukon, uno de los territorios más lindos de Canada, según los locales. All llegar a la frontera, los oficiales nos ofrecieron agua y revisaron que nuestros papeles estuvieran en orden. Cruzamos la frontera y nos tomamos una foto a lado de la señal de Yukon, donde en teoría tendríamos a mejor vista, pero esto no fue así. Estábamos en la cima del mundo, como el nombre de la carretera lo indicaba pero no podíamos ver nada, bueno en realidad sí, podíamos ver mucha niebla.

Nuestro campamento

Nuestro campamento

Nos llovío todo el día, la tierra se hizo lodo y el lodo se nos embarro en todo. En la noche tuvimos suerte de encontrar un espacio seco, para acampar y como Martine se nos había adelantado en su pedaleo por la mañana no supimos si estaba adelante o atrás de nosotros. El próximo día el clima no estaba mejor, pero ya nos sentíamos cerca de Dawson, un pueblo que Annika había leído sobre de el cuando era una adolescente y que tenía mucha ilusión de ver. Nos sentíamos cansados y como el clima no mejoraba nuestros ánimos estaban bajos, no hablábamos, solo pedaleamos y seguíamos el camino por inercia. Justo antes del atardecer una camioneta llena de turistas se paro a lado de nosotros, el conductor abrió la puerta y me dijo, “¿Quieren un raite?”. Me la pensé y le dije, ¨Nos encantaría, pero ya llegamos hasta aquí y no nos falta mucho!¨. A lo cuál el me respondió, ¨Yo también soy ciclo viajero y te entiendo perfecto, mejor les doy un par de cervezas!¨. Nuestro animo de repente se fue al cielo como el nombre de la carretera en la que íbamos. Después del gesto del conductor, todo el camión brinco a ayudarnos, sobre todo cuando se enteraron que Annika era Alemana. Nos dieron pan, fruta, dulces en fin más de lo que podíamos realmente comer. Y como magia, cuando se fueron se llevaron las nubes y regreso el sol.

Viendo el Río Yukon

Viendo el Río Yukon

La siguiente mañana tan sólo pedaleamos unos 15 km y llegamos a la bajada que nos llevaría hasta la ciudad de Dawson City, la ciudad minera que aún conservaba la estética de un pueblo del viejo oeste.

 Síguenos en la próxima entrada en la segunda parte de En Bici hacia el Círculo Artico.

2795 Total Views 1 Views Today

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*