Angkor en Bicicleta Parte Uno

Annika and Roberto in Angkor

Annika and Roberto in Angkor

Bangkok, Julio, 2013

Quien no ha escuchado hablar o leído por ahí sobre las ruinas en Camboya Angkor alguna vez mientras dominguea en Internet? Ésta ciudad fundada en el año 809 A.C es quizá una de los temas más buscados al googlear su nombre. Tan sólo hay que poner su nombre y darle click para acceder a un montón de información sobre el lugar y por supuesto donde dormir si decides visitarla. Después de que se le declaro Patrimonio de la Humanidad la ciudad se ha convertido en uno de los destinos más deseados por los turistas internacionales. Tan sólo el año pasado, 2012, el complejo de ruinas registro una visita de dos millones de personas. Para éste año se estima que el numero será más grande.

Debido a la fama, en especial al templo llamado Angkor Wat, su imagen se ha convertido en un símbolo que funciona más como un marca para el Reino de Camboya. El complejo turístico y arqueológico de de Angkor Wat representa el 50% de las entradas del turismo al país. Así que no es una gran sorpresa que tanto su imagen como su nombre aparezca como marcas de cervezas, hoteles, hostales y tiendas. La imagen es tan fuerte que desde 1850 es parte de la bandera nacional de Camboya.

097

Por un periodo de aproximadamente 600 años el imperio Jemer reino estas tierras y fue responsable de la creación y edificación de los que muchos argumentarían es el complejo de ruinas más bello del mundo. Es claro que los camboyanos están orgullosos de su patrimonio y se nota mucho cuando se refieren a él en las calles de Camboya.

Al entrar a Camboya, 400 km lejos de las ruinas, ya era visible la publicidad de éste lugar. En los hostales y en los hoteles ya nos estaban bombardeando con información sobre las ruinas y sobre Siam Reap la ciudad donde duermes cuando vas a Angkor Wat. Así que tuve mucho tiempo de leer los folletos y entrar a sitios web como para crearme ya una expectativa de lo que sería el lugar.

Angkor en Bicicleta

001

Así que el día finalmente llego y Annika y yo nos preparábamos para descubrir porqué se hablaba tanto de éste lugar. En camino hacia Angkor montado en la bici me preguntaba varias cosas: ¿Estará sobre evaluado éste lugar? ¿He leído información de más que sabotee mi capacidad de asombro?

Así que el primer golpe que apoyaba mis dudas del lugar vino en los puestos de entrada. Un pase de tres días 40 USD, uno de una semana 60 USD y un pase único de un día 20 USD. “Si tan sólo el dinero fuera al mantenimiento y restauración de las ruinas”, me reprochaba. Como había dicho antes a veces leer demasiada información en Internet puede llegar a afectar mucho las expectativa que tienes de un lugar pues según el sitio About.com: La mayor parte del dinero para restaurar Angkor Wat proviene de de recursos en el extranjera. Se estima que sólo el 28% de la venta de entradas se usa para los templos.

“Un BUHH gigante por eso”, me dije.

003

Ya sabíamos del precio alto, y así que ya habíamos decidido comprar el boleto de tres días. La razón es que si compras uno de un día y luego lo quieres cambiar a uno de tres, ya no es posible.

Con los boletos en nuestras manos y nuestro sello de entrada del primer día emprendimos nuestra excursión hacia la ciudad antigua de Angkor.

Existen muchas maneras de visitar Angkor, la más popular es la contratación de los servicios de un chofer de Tuk Tuk. Por aproximadamente 15 USD por día el chofer te puede llevar y traer por todos lados dentro del complejo y aparte darte información al respecto en el idioma que quieras. También están los tours establecidos y los guias privados. Y finalmente existe la posibilidad de rentar una bici y pedalear tu mismo a los sitios, como nosotros las trajimos hasta aca, la decisión fue muy fácil para nosotros.

026

Nuestra primera vista del lugar ya adentro, fue la del bosque frondoso que rodea las ruinas. Habíamos pedaleado más de 400 km en Camboya para llegar a éste lugar y no habíamos visto nunca un bosque tan rico. Arboles altos, frondosos, con matorrales verdes y ricos era ya parte de la maravilla del lugar. Podía imaginarme perfectamente bien como era la Camboya del pasado, antes de su deforestación (Camboya tan sólo conserva el 20% de sus bosques, pero no seamos tan críticos con ellos pues en México se pierden alrededor de 350 a 650 mil hectáreas por año).

019

Después de 10 minutos de pedalear entre lo verde a lo lejos se puede ver las puntas de las torres del majestuoso Angkor Wat. Estas puntas le pertenecen a la emblemática entrada del templo que representa el Monte Meru, hogar de los Devas en la mitología Hindu. Hay que recordar que el templo de Angkor se construyo en honor al dios Vishnu y mucha de su iconografía es Hindú, pues muchas veces se confunde con la mitología Budista.

Me sentí culpable en dudar de su magiá, el viento, el paisaje, la arquitectura valió su entrada cada centavo y ni siquiera habíamos entrado de lleno.

Si saber más sobre lo que descubrimos adentro, espera la segunda parte de la entrada Angkor en Bicicleta.

024 028 036 057 038 059 014 071 031 099 102 104 109 119 117 113 112 121 122 123

Annika por el sendero

Annika por el sendero

132 137 139 141

3592 Total Views 1 Views Today
  1. Roci Herrera says:

    ¡Gracias por compartir tan emocionantes (e interesantes) aventuras!
    Saludos desde México,
    Roci

    • admin admin says:

      Muchas gracias Roci, por tomarte el tiempo de visitar nuestra página. Recibimos tus saludos con un gusto tremendo. Te deseamos un viajecito pronto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*