Pedaleando entre la Vida Rural en China

Annika en la provincia de Yunnan

Yunnan, China, Enero 2013

Pedalear por las carreteras menos transitadas en China me hace olvidar que dentro de estas fronteras viven alrededor de 1.3 billones de personas. De todas ellas, 49% viven en las zonas rurales. Ellos son responsables de cuidar las tierras que alimentan al país mas poblado del mundo.

Por lo que pudimos ver en las provincias de Sichuan y Yunnan, cada pequeño rincón de tierra fértil era una oportunidad para sembrar. Inclusive vimos como lotes baldíos en Chengdu estaban llenos de sembradíos de distintos vegetales, todos ellos para el consumo personal. Lo increíble es que del 15% de su tierra fértil se calcula que China sólo utiliza el 1.3% de ella.

Como ya es costumbre, nos agarro el atardecer en nuestro camino hacía Kunming en la provincia de Yunnan al sur de China. Nos desviamos del camino y entramos a una de las carreteras mas pequeñas para buscar un lugar donde acampar y pasar la noche.

La Bella China

La Bella China

Como no encontramos espacio entre los sembradíos, decidimos pedir permiso a las personas que vivían a lo largo de la calle recién construida de cemento. Decidimos pedir ayuda a un grupo de personas que estaba reunida alrededor de una fogata justo a afuera de su casa. Al principio no entendían lo que buscábamos, pero después nos ofrecieron un espacio para montar nuestra casa de acampar. Poco a poco nos fuimos ganando su confianza, mostrando las fotos que llevamos de nuestras familias y jugando con el lindo bebe de la familia.

La Vida Rural en China

Al poco tiempo estábamos sentados junto con ellos alrededor de la fogata. Después de explicar con nuestro muy limitado Chino que veníamos de México y de Alemania a los miembros más curiosos de la familia llego la hora de cenar. Estábamos invitados.

El señor de la casa nos guío hasta el comedor y fue ahí y en donde pudimos experimentar después de dos meses de estar en China la cultura familiar del tercer país más grande del mundo.

Nuestra Familia China

Nuestra Familia China

Dentro de la construcción estaba el comedor y en un cuarto a lado la cocina donde colgaba la carne de puerco que se había sacrificado en la mañana. Al parecer habíamos llegado en un día donde se celebraba alguna fiesta.

Nos ubico en unas sillas dentro del comedor donde se sentaron los miembros masculinos de la familia y la abuela. Nos sentamos y la mesa estaba llena de diferentes guisados servidos en tazones de aluminio. Cada quien recibió su par de palillos chinos e iniciamos el festín gastronómico. El 60% de los platillos estaban preparados con carne de puerco, todos ellos deliciosos, también comimos papas fritas, vegetales hervidos, hongos de distintos tipos y otros guisados que no logramos adivinar sus ingredientes. Es costumbre en las familias Chinas que los invitados coman de la mejor parte de la carne, así que nuestros anfitriones se esmeraron en insistir que probáramos de todo y en grandes cantidades. Teníamos arroz blando para acompañar todo lo que comíamos. A la mita de la comida el jefe de la familia saco un contenedor transparente con un liquido verde chillante que paresia liquido limpia vidrios y lo sirvio en pequeños vasitos. En seguida lo repartió a todos en la mesa y pronuncio la palabra GAMBE! En China el jefe de la familia inicia la serie de brindis en donde todos sus invitados deben de tomar con el. Después del primer brindis los asistentes esperan que de vez en cuando los invitados también realicen un brindis en forma de respeto. Así es, Annika y yo tomamos varios vasos de ese liquido fosforescente que no sabía nada mal, aunque estaba fuerte de sabor.

Con el estomago lleno y felices por los efectos del licor, nuestros anfitriones insitian en que comiéramos más de todo. En China si te acabas todo lo que esta en tu plato tan sólo significa que aun tienes hambre y como Annika y yo no queríamos desperdiciar comida siempre lo vaciábamos así que la comida siempre se nos hacía llegar.

La noche seguía y el abuelo, el más viejo de la concurrencia fumaba cigarro tras cigarro. Que nos lleva a explicar otra de las costumbres curiosas de éste país. Es muy común que los hombres fumen y en cada reunión si uno fuma, debe de ofrecer un cigarro a todos los presentes. Lo mismo se espera para todos los fumadores. En ocasiones fue tanto el tráfico de cigarros que Annika no había terminado de fumar el suyo cuando ya le estaban ofreciendo otro.

Al final de la comida, se retiraron los platos y los niños presentes prendieron la música. El Jefe de la familia guardo el licor y nadie más en la mesa quiso beber más. En China emborracharse no esta bien visto en la sociedad, así que las cenas familiares normalmente acaban con un nivel de licor aceptable, eso todos los mayores de edad toman, hombres y mujeres.

Con la música alta la familia canto, bailo y celebro. Debo decir que la gente es China es muy risueña, siempre esta sonriendo o riéndose. Son personas bromistas y tienen un humor muy blanco, falta hacer una cara chistosa para lograr sacar un par de carcajadas a los niños y a los adultos. La fiesta siguió y Annika saco su cámara. Las niñas se emocionaron y le pidieron repetidas veces, mismas que Annika realizo, en grabar una coreografía que ellas mimas habían preparado al son de una canción pop china. La canción la tocaron tantas veces que Annika y yo aún la tarareamos de vez en cuando.

Nuestra Amiguita

Nuestra Amiguita

Al notar que Annika y yo estábamos cansados, nos ofrecieron limpiar nuestras caras y pies en un balde de agua caliente. Nos entregaron una toalla limpia para secarnos y al final nos dieron un par de pantuflas a cada quien para estar cómodos dentro de la casa. A mi me ofrecieron un cuarto con una cama en donde solo los hombres duermen. A Annika su equivalente. Y justo así nos dormimos muy seguros dentro del confort de un hogar después de haber comido, bailado, tomado y reído.

Al final confirmamos todo lo que nos habían dicho respecto a las familias Chinas, son muy unidas y se nota el amor que se tienen entre sí. Vaya, se siente. Cuando uno lee estadísticas uno tiende a sorprenderse con las cifras, muchas veces porque nos parecen muy pequeños los números. Es seguro que no conocemos al 49% de la población de éste país. Pero hoy al menos tenemos una mucho mejor idea de que es lo que sucede en sus vidas y eso es muy valioso para mí.

 

3494 Total Views 1 Views Today

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*