Casas Ciclista de San Ignacio

Othon y su Familia

Othon y su Familia

Julio 2016

Dice el Maestro Heinz Stücke (mas de 650, 000 kílometros de experiencia rodando por el mundo en más de 54 años) que el no puede concebir a un cicloviajero que sea mala persona.

Yo estoy de acuerdo con él. Y es que la comunidad de cicloviajeros en el mundo hace cosas extraordinarias. Seguido vemos la huella que dejan los cicloviajeros por donde van.

Según datos del American Cycling Association un cicloviajero se gasta un promedio de 19% que cualquier turista en el lugar en que se queda. Pasa por lugares por donde los autobuses no pasan y lo mejor de todo es que son conocidos por establecer relaciones con los locales.

Por eso nos dio un gran gusto conocer la historia de Othon y su familia. Othon y su familia son orgullosos dueños de la Casa Ciclista de San Ignacio.

Guest Book

Guest Book

La Casa nació en base a la necesidad y el trabajo de socios que se juntaron por el destino. Alexys y Valerie y su perro Boyd son unos ciclistas de Francia. Su perro, Boyd, se enfermo y estaban desesperados. Othon los encontró en una tienda y ofreció ayudarlos, ya que su perro había sufrido el mismo padecer.

Como no tenían un lugar donde quedarse Othon les ofreció un espacio en su jardín para que ellos pudieran acampar. Othon curo al perro con penicilina y otras medicinas. Valerie y Alexys tuvieron oportunidad de conocer a la familia de Othon de manera mas cercana mientras su perro se recuperaba. Othon los invitaron a que se quedaran a celebrar la Navidad y el año nuevo con ellos. Lo cuál Valery y Alexys aceptaron con gusto.

Señales de la Casa Ciclista

Señales de la Casa Ciclista

Othon les platico del mal momento económico que estaba pasando él y su familia. Y con afán de ayudarlos tanto a Alexys como a Valerie se les ocurrió decirle a Othon que en su jardín podría montar un lugar donde los ciclistas pudieran llegar y acampar. Ya que pasan mucho por aquí.

La idea se convirtió en un llamado de acción y entre Othon su esposa Sugey, sus hijos Eric, Juan Miguel, Valerie y Alexys acondicionaron el lugar para darle vida a La Casa Ciclista de San Ignacio.

Desde entonces han recibido alrededor de 100 ciclistas y viajeros que al rentar su espacio en su jardín han ayudado a Othon y a su familia de manera considerable en su ingresos. El lugar se ha ido mejorando gracias al paso de los ciclistas que les han ayudado a a crear su sitio web (Raimon), una vieja conocida en México que les hizo su señal oficial (Cristina Spinola) entre otros.

Hoy en día quedarse en La Casa Ciclista de San Ignacio se esta convirtiendo en una tradición para cualquier cicloviajero que pasa por la Baja California. Othon y su familia han podido salir de sus problemas económicos en gran parte a los ingresos que le generan la estadia de los ciclistas y turistas que desean acampar ahí. Obvio a cambio de un trato amable, ducha caliente, internet y un servicio personalizado que parece de amistad. Aunque nos hubiera encantado convivir con ellos más tiempo, sólo lo hicimos un día. Suficiente como para darnos cuenta de la gran calidad de personas que son ellos.

Poniendo la Casa de Acampar

Poniendo la Casa de Acampar

Me encantaría ver mucho más de éste tipo de casos. En donde los ciclistas encuentran lugares seguros, limpios,baratos y agradables donde puedan pasar la noche a cambio de ayudar económicamente a familias mexicanas que trabajan muy duro todos los días.

La Casa Ciclista de San Ignacio es un clásico ejemplo de éxito que bien se puede repetir en muchos lados de nuestro México, si tan sólo tomamos nuestra bici y viajamos con ella.

4566 Total Views 1 Views Today

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*