Nuestro Último Día en Turquía

Turkish-Sunset-1024x682Hopa, Turquía Mayo 2012

Hoy fue nuestro último día en Turquía. Acampamos a 10 km de la frontera con Georgia. El día no pudo haber sido mejor. Tres muchachos que vimos en la carretera, tenían un problema con una de sus bicicletas. Al notar nos orillamos y les asistimos. Tanto nos habían dado el país y su gente que me sentí muy contento de poder regresar algo a alguien, aunque fuese poco. Su problema era pequeño, su cadena se había salido del cassette y estaba atorado entre el plástico de la llanta y el cassette. Saque un par de herramientas y entre los tres (Annika, Umur y yo) logramos sacar la cadena. Emocionados porque veníamos desde Alemania en Bicicleta, los tres jóvenes nos incitaron a seguirlos, decían que tenían un lugar muy bueno donde podríamos pasar la noche. Pedaleamos junto con ellos 10 km y llegamos a un parque con playa. El lugar era una especie de camping público donde el guardia nos permitió poner nuestra casita en el jardín donde estaban los juegos de niños.

Nuestra Casa de Acampar

Nuestra Casa de Acampar

El clima era ideal, en una zona donde la lluvia es como la luz del sol para México, ese día estaba despejado y radiante. Después de instalar nuestra casa comimos Çiğ Köfte, una especie de pasta de diversos granos y carne enrollado en lo que bien pudiese ser una tortilla de harina. Infinitamente mas rico de lo que se escucha. Con todo listo y el resto de la tarde libre, nos reunimos con los muchachos en la playa y nos metimos al mar. Annika estaba muy feliz, tenía varios meses queriendo meterse al mar pero el frío y las condiciones nunca habían sido tan propicias como hoy.

Dos horas pasaron y el atardecer comenzaba a caer. Salimos del mar que tenía la temperatura perfecta para nadar. Nos secamos, y yo me sorprendí de como mi cuerpo soporta ya el frío. Mientras que nuestros amigos turcos temblaban, yo me sentía como dice mi madre Veraniego. Nos pusimos ropa seca y nuestros tres amigos se despidieron. De hecho se despidieron tres veces, como si les hubiera gustado estar mas tiempo con nosotros. Intercambiamos cuentas de Facebook (aquí hasta los niños tienen cuenta) y nos deseamos lo mejor. Quizá nunca los volvamos a ver, pero no importa, ellos estarán siempre en nuestras memorias de viaje.

Carne Asada

Carne Asada en Turquía

Con la tarde a la vuelta de esquina Annika y yo nos sentamos a ver el mar y el sol que se veía claro y hermoso. Hablamos un poco de la vida y de la gente Turca. Los dos coincidimos que vamos a extrañar Turquía. Desde que entramos al país y Mustafa nos ofreció su casa para quedarnos hasta hoy que el país nos obsequia un lugar inigualable para pasar el último día. Turquía ha crecido dentro de nuestro corazón. Y justo en ese momento el grupo que estaba a nuestro lado haciendo una carne asada se acerco con un tremendo sandwich de pollo y nos lo obsequío. Después nos invitó a sentarnos junto a ellos. Al final nos regalaron tanta comida que tuve que convencerlos de que ya no podía mas. La noche se acercó y nos metimos a nuestra casa a dormir. Dormí como un bebe esa noche. Me desperté y salí de la casa. A los pocos minutos el guardia se acerco y nos invitó a desayunar. Annika salió también y nos miramos los dos a los ojos y nos reímos. Creo que los dos no podíamos creer la bien que el país nos ha tratado, es como estar en el mejor Hotel del mundo sin desembolsar nada. Al desayuno llevamos gran parte de la comida que el otro grupo nos había regalado. Al final los perros se dieron un banquete. El tiempo se acercaba y era hora de despedirnos de Turquía.

Iniciamos el ritual del empaque. Primero sacamos nuestras bolsas de bici, metemos nuestra ropa dentro y las cerramos. Después los sleeping bags, que los metemos a otra bolsa especial para que se mantengan siempre secos y después a la mochila. Después siguen los colchones de aislamiento, que también van en sus respectivas bolsas. Como se han dado cuenta mantener secas nuestras cosas es prioridad. Y finalmente desmontar la casa de campaña. El proceso dura aproximadamente 30 minutos. Porque ya que todo esta empacada, sigue la montada de las bolsas a las bicis. Tarea que se complica porque hay que mantenerlas balanceadas todo el tiempo.

Ya empacados y listos para irnos, un grupo de jovencitos se acercaron a nosotros y nos obsequia comida nuevamente. Aceptamos amablemente, pero no comímos nada, estabamos llenos. Decidimos quedarnos unos minutos mas. Jugamos un poco de vóleibol y tomamos un vaso de Coca, aquí la cerveza no figura. Nos tomamos unas fotos y les damos nuestros datos de nuestro sitio web y Facebook.

Nos despedimos de ellos y del guardia. Pedaleamos 10 km y llegamos a la frontera. Hemos dejado parte de nosotros aquí. Bienvenida Georgia.

3909 Total Views 2 Views Today
  1. Héctor says:

    Muy bonita foto de la puesta de sol.

  2. Pingback: Saturday, 2nd of June 2012 | Tasting Travels

  3. Pingback: Rize: Surrounded by tea fields | Tasting Travels

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*