El Zapatero Famoso Turco

Desde afuera ya se ve la belleza de la tienda

Desde afuera ya se ve la belleza de la tienda

Ankara, Turquía, Abril 2012

Read in English

Ocurrió por casualidad. Nos dirigíamos hacia la casa de Taha, un amigo en Anakara. Miré a mi derecha y allí estaba, la tienda más bonita de zapatos que jámas había visto. La pequeña habitación estaba decorada con recuerdos de Atatürk, junto con cajas de zapatos de su propia marca Bale Kundura, los zapatos de su diseño y los aparatos históricos que quiza pudo haber heredado de su padre. Su nombre: Nurettin Cebeci una leyenda en la industria del calzado en Ankara. Tuve que tomar una foto de la tienda.

El Zapatero Famoso

Cebeci nos permitió sacar fotos y nos invitó a entrar a su tienda. Él nos ofreció té turco y se sentaba con nosotros. Él tomaba un viejo pero elegante álbum de fotos, y nos empiezaba a mostrar imágenes de blanco y negro de lo que podía deducir son estrellas de cine. Señalaba con orgullo en su pecho y decía: “Ben onları biliyorum”, Soy yo y conozco a esa gente. Al parecer, sus clientes han sido figuras conocidas en Ankara y Turquía. Más tarde sacaba otro álbum, volteó lag paginas con mucho cuidado y se quedó en la pagina de un artículo sobre él que publicó el periódico local. Nos daba una cópia. Cebeci sonrió mucho y esto nos hacía sentir felices de haber tenido la oportunidad de pasar tiempo con él y escuchar sus historias (a pesar de que no hablamos turco). Señalaba con el dedo una excerpto de un artículo en el periódico y lo leó en voz alta: Deniz Baykal, Eski Genelkurmay Bas kanlari, Rauf Denktas, Zeki Muren … Una larga lista de los nombres probablemente de sus clientes famosos.

Cebeci ensenañdonos sus albumes

Cebeci ensenañdonos sus albumes

Antes de que me diera cuenta la tienda tenía mas visitantes. Tres chicas universitarias se quedaron viendo las zapatos en la ventana cuando nuestro amigo se levanto y las invite también. Dos de ellas hablablan algo Inglés. Desgraciadamente no mucho mas que nosotros hablabamos el Turco. Ya me estaba cansando de sólo decir “çok güzel” (muy bonito) a todo lo que él me decía, pero la falta de palabras no me permitió otras expresiones. Quería saber más sobre este interesante personaje. Nosotros hablabamos un par de palabras de Turco, las chicas un poco Ingles, Cebeci un pocito Italiano y todos usabamos nuestros manos para enseñar y pluma y papel para pintar.”Porqué no hablo turco”, me dije a mi mismo.

Las tres chicas también visitaron la tienda por la primera vez.

Las tres chicas también visitaron la tienda por la primera vez.

Tres días más tarde volvimos a la tienda y nos invitó a almorzar. Con signos y señales le hablamos de nuestra aventura en bicicleta. Al escuchar la palabra Trabzon (una ciudad en el Noreste) sin dudar saco una pluma y nos escribio una dirección. Nos dijo “Ailem oradayaşıyor. Orada uyuyabilir “ (Se pueden quedar ahi con mi familia), mientras actuó la acción de dormir con las manos y la cabeza. Agradecidos nos despedimos nuevamente con un cálido a dios.

Varios días después un amigo me tradujo el artículo que amablemente compartió con nosotros. Parece que este hombre muy elegante, con brillo propio era de hecho una leyenda. Sus zapatos son portados por muchas de las figuras políticas en Anakara y sus alrededores.

Él es también una autoridad en la promoción de la fabricación de calzado tradicionales que viajaba frecuentemente a Italia y otros países europeos para estar al tanto de la moda. Pero ahora se enfrenta a una nueva amenaza. En Turquía este tipo de profesión, se transmite de padre a hijo. En el artículo dice que en este momento no ha encontrado un discípulo que el pueda enseñar. Espero que encuentre uno pronto, porque clase, elegancia, buenos modales y la hospitalidad como la que me enseñó en pocas horas puede ser adecuado para algunos hombres jóvenes que deseen aprenderlo.

4007 Total Views 1 Views Today
  1. Héctor says:

    Caray… ¡qué personaje tan interesante! Ojalá hubiera más gente como él, orgulloso de su trabajo, satisfecho con su contribución a la sociedad. Lamentablemente la mecanización nos mueve a ser parte de una masa informe de personas sin identidad propia a la que se le quieren imponer ideas, gustos, formas de vestir, etc. Este mundo necesita más artesanos y menos corredores de bolsa…

  2. Pingback: The Famous Turkish Shoemaker | Tasting Travels

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*