Tres no son Bulgaria

Concierto enfrente del Teatro Nacional de Bulgaria

Sofía, Bulgaria Junio 2011

Read this article in English

Fue en la cena cuando lo conocimos. Annika y yo habíamos caminado ya por un par de horas sobre las calles de ésta bella capital  y habíamos decidido que después de la cena husmearíamos en el escenario ubicando frente al Teatro Nacional de Bulgaria. La razón, un concierto gratuito de la orquesta gitana Karandila Jr liderada por Kid Sorja (al menos así lo entendí cuando pregunte a los locales).

Al finalizar la cena Annika y yo hablamos mucho, lo suficiente creo yo, para atraer la atención de él: David Copeland. Después de un intercambio breve de frases supe que tenía 30 años de edad, vivía del pan (es panadero) y estudiaba Ciencias Políticas en el estado de Missouri en USA. Nos comento que recién venia de viajar por Turquía y que ésta había sido ya su 6ta vez por éste lado del mundo. Al final le platicamos sobre el concierto al que queríamos asistir y lo invitamos, el accedió con gusto.

Joven parte de la Orquesta

Al llegar al concierto inmediatamente nos sorprendimos por el ambiente y nos dejamos contagiar por el sonido hipnotizador y alegre de la música. No falto mucho para darme cuenta que la orquesta estaba compuesta por muchos jóvenes, incluyendo niños. Y sin que la edad fuese un impedimento la orquesta ejecuto las piezas con gran disciplina y pasión. Yo personalmente me emocione cuando tocaron una versión de Oye Como Va de Carlos Santana . Mientras el concierto transcurría David no dejaba pasar la oportunidad para comentar lo mucho que le gustaba. Aproveche el momento para intentar captar con mi cámara el contagioso ritmo que hacia bailar a quienes no tenían miedo de las miradas curiosas.

Inspirados por la alegría de la música que habíamos escuchado, decidimos desahogar nuestra adrenalina junto a un vaso de cerveza búlgara en el bar de la esquina del hostal. Jugamos cartas y hablamos sobre Los Simpsons, el pan (quedo de enviarme una receta) y viajar. Al finalizar nuestra segunda cerveza decidimos unánimemente buscar algo de cenar e irnos a dormir. Festejamos nuestra decisión como si hubiese sido la más loca y atrevida de la noche. “Eso pasa cuando te acercas a los 30”, me dijo entre risas. Después de comernos cada quien un delicioso Kebab Búlgaro nos encaminamos al hostal. En el camino lo soltó:

Ayer me robaron, camine sólo por las calles de Sofía y tres hombres se acercaron y me pidieron que abriera mi cartera. Les di lo poco que tenía. Me considero un viajero con experiencia, pero la verdad es que ayer casi no dormí.”

La noticia me cayo como un balde de agua fría. En el momento me alegré de que estuviésemos casi en la puerta del Hostal. Pero después me sentí un poco liberado de poder ser su desahogo. El silencio domino por un momento y justo cuando armaba un par de palabras para decir algo sobre el tema, cerró:

Dave Copeland el dia que se fue.

Pero creo que ya estoy bien. No voy a dejar que una mala experiencia defina la manera en que veo a la gente o la vida. Saben, 3 personas no son toda Bulgaria”.

El día siguiente después al revisar las fotos en mi cámara note que la foto que le había tomado durante el concierto tenía un semblante contemplativo. Y al día siguiente que le tome la foto para el Blog su sonrísa era la de un viajero que se sentía totalmente satisfecho. Ese día aprendí mucho de él.

 

3345 Total Views 6 Views Today
  1. Pingback: Three are not All Bulgaria - Tasting Travels | Tasting Travels

  2. Pingback: Three are not Bulgaria | Tasting Travels

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*