Entre Amigos, Sanguijuelas, Películas y Padre Ted

En orden de aparición: Sherlock, Annika, Brian y Donal

En orden de aparición: Sherlock, Annika, Brian y Donal

El tramo no era tan grande, tan sólo 250 km y llegaríamos a Bangkok. Estábamos emocionados de llegar. Había muchas razones para ello. Llegaríamos a un lugar al que ya habíamos llamado casa alguna vez, la casa de Brian, nuestro amigo Irlandés.

En el camino ya ya me estaba saboreando la rica comida en la calle del barrio en donde vivimos gran parte del mes de Abril. Al llegar no sólo volveríamos a ver a nuestros amigos Brian, Goy y Donal sino que iríamos con ellos a una excursión de 3 días al Parque Nacional Khao Yai , el más grande de Tailandia.

Cuando se viaja siempre en una línea hacia delante como usualmente lo hacemos, son muy pocas las veces contadas en las que regresas a una ciudad donde tienes amigos esperándote. En realidad esta vez si sintió diferente llegar a un lugar.

164 kilometers cycled

Cansandos después del record.

Nuestra emoción fue evidente en uno de los 3 días que nos tomo al llegar a Bangkok desde la frontera con Tailandia. El segundo día, recuperado del dengue y con fuerzas renovadas, pedaleé junto con Annika la exorbitante cantidad de 164 km. Yo, al menos llegue medio muerto a la ciudad periférica de Bangkok llamada Min Buri. Pero ese día las condiciones simplemente se dieron. Buen clima, el viento a nuestras espaldas de vez en cuando, buena comida, calle plana y como ya lo comente con anterioridad una emoción de poder llegar a ver pronto a nuestros amigos.

Sponsoring parcel from Unterwegs

Nuestro Patrocinio por fin llego!

Al tercer día llegamos a Bangkok donde Brian y Goy nos recibieron con un gran abrazo. Annika y yo aprovechamos los siguientes días para comer rico, ir a ver la película de El Hombre de Acero y mandar hacer mi nuevo par de lentes para ver. Aunque los lentes salieron un poco caros, recibí un apoyo inesperado de mucha gente incluyendo familia y amigos que al comprar mis fotos hicieron posible el patrocinio del 100% del valor de mis lentes. A todos ellos les dedico esta entrada. De igual manera nuestro paquete de patrocinio de la empresa Unterwegs de Alemania llego y con ella nuestras bolsas Ortlieb que faltaban para completar el set al igual que nuestra preciada ropa Merino, de ahora en adelante no quiero usar nada más!

El Parque Nacional fue una belleza de lugar!

El Parque Nacional Khao Yai

En fin llego el día y Donal nos recogió en casa de Brian para visitar el Parque Nacional Khao Yai. Donal reservo un par de cuartos dentro del parque nacional para que así pudiéramos sacarle el mejor provecho a éste el segundo parque nacional natural más grande de Tailandia con una área de más de 2,168 kilómetros cuadrados. El plan estaba armado, caminatas por sus rutas pre establecidas entre sus más de 3,000 especies de plantas, visitas a al cascadas Heo Narok de 80 metros, Haeo Suwat y un paseo tipo safari nocturno para ir en búsqueda de algún avistamiento de los 67 especies de mamíferos que viven ahí (incluyendo osos negros asiáticos, elefantes asiáticos, guares, tigres y cerdos salvajes). Al final tan sólo vimos una infinidad de venados, monos y un gato salvaje. Me queje un momento por no ver a los elefantes, pero recapacite pronto al sentir culpa por los pobre venaditos que despreciaba.

 

Roberto on one of the hiking trails in Khao Yai Nationalpark in Thailand

Explorando el parque

La presencia de la madre naturaleza.

La presencia de la madre naturaleza.

De todas las maravillas naturales hubo una a la que llegamos a temer como niños llorando por su mamá.

Las Sanguijuelas

A leech crawls on the floor

It is not easy to spot a leech on the floor. Would you have noticed this one?

De hecho la presencia de sanguijuelas son un indicativo muy positivo de un bosque sano. Lo leí dentro del pequeño museo que tenían en el centro de visitas del parque. De los 4 días que estuvimos ahí tan sólo fuimos atacados el tercero. En una corta caminata de no más de 2 kilómetros fuimos despiadadamente atacados por un grupo de sanguijuelas que se subieron por nuestras piernas sin que nadie se diera cuenta. Resulta que las sanguijuelas sueltan un sedante a la hora de pinchar tu piel, para que no sientas dolor y de esa manera ellas pueda succionar toda la sangre que requieran para alimentarse. Aunque no duele y no hay riesgo de contagio de algún infección o enfermedad el hecho de que una sanguijuelas te saque la sangre es una experiencia perturbadora. Así que al ser atacados los hombres gritaron como nenas, y la única mujer presente tomo el control de la situación y nos escoltó hacia nuestro hogar donde nos recubrimos con toda la ropa que teníamos y cubrir nuestras extremidades.

On our last day we discovered a hidden gem: A waterfall to swim in. Neck massage included

El equipo de hombres como niños en el agua.

A aparte de ser atacados por sanguijuelas, también disfrutamos de las cascadas, nadamos en una de ellas, realizamos un par de caminatas y en las noches cantamos y jugamos con un equipo irlandés que nos hizo sentir como si fuéramos sus amigos de toda la vida. Ya los invite a México, así que esperen a conocerlos.

Brian y Donal

Brian y Donal

Regresamos a Bangkok con el espíritu alto, una amistad fortalecida y con algunas heridas de sanguijuela (más psicológicas que físicas). Al regresar a la ciudad cocine un día comida mexicana para un grupo de amigos de los E.U.A y me sorprendió su gran conocimiento de nuestra comida.

Los Ultimos Boyscouts

Los Ultimos Boyscouts

Aprovechamos los días también para ver la serie más famosa (todos sus 25 capítulos) en la historia de Irlanda llamada El Padre Ted con Brian y al primer episodio nos hicimos fans. Aunque en Tailandia, a través de Brian, Donal, Sherlock, su música y el Padre Ted pudimos probar un poco de la cultura popular de ésta isla que alguna vez vio nacer en su tierra a grandes personalidades de la literatura como James Joyce y Oscar Wild. Y para los curiosos, les quiero postear un video de youtube de El Padre Ted, humor negro inteligente, porfavor no se lo tomen en serio. Es importante mencionar que nada de lo que dicen ellos necesariamente representa lo que pensamos, especialmente sobre el catolicismo!

Y finalmente Brian me acompaño a ver la esperada película de Pacific Rim del compatriota Guillermo del Toro en un cinema muy especial en donde aún exhiben el título de la película en una marquesina hecha famosa en la época dorada del cine.

Las memorias son para siempre.

Las memorias son para siempre.

Entre amigos, cine, televisión, el Padre Ted, cena con amigos y parques nacionales nos la pasamos a nuestra segunda ronda en ésta gran ciudad que lo tiene todo Bangkok.

2457 Total Views 2 Views Today

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*