Donde la Fulda beso al Werra, para después defraudarse.

Hann. Münden , Alemania, Septiembre 2011

Read in English  

La naturaleza siempre ha sido fuente de inspiración para poetas, pintores, fotógrafos y enamorados. Muchas de estas inspiraciones logran materializarse en poemas, pinturas, fotografías e incluso míticas historias de amor o desamor.

Tal es el caso del poeta Carl Natermann que en el año de 1899 escribió un poema que poco tiempo después seria grabado en piedra y montado para que todo aquel que visite el nacimiento del rió Weser pueda leerlo.

Versión Original por Carl Natemann

Wo Werra sich und Fulda küssen
Sie ihre Namen büßen müssen,
Und hier entsteht durch diesen Kuss
Deutsch bis zum Meer der Weser Fluss.

Hann. Münden, d. 31. Juli 1899

Traducción al Español por Roberto Gallegos

Aquí donde el Werra y Fulda se besaron
En penitencia con sus nombres pagaron
Y así emergió de este beso otorgado
Alemán hasta el mar el rió Weser llamado

Bonito verdad ? Sin embargo fue otra piedra la que me llamo la atención. Justo a lado de este poema emblemático, sin restarle ningún importancia a la otra, el escritor Bulgaro Nedko Solakov encontró en éste “beso” otra razón para escribir una gran historia corta. Tan buena historia escribió que en el año 2000 fue también inmortalizada en piedra y metal. Con el título El Rió Defraudado les presento la traducción.

 

 

Mi querido viajero, por favor, vea el rió FULDA (a su izquierda).¿No parece defrauda, infeliz, con su agua que fluye tan cansada? Sí, así lo es, y yo te diré por qué.

Las muy queridas letras F, U, L, D y A han sido descuidadas en la fusión con el Werra.  Como puedes ver, estas letras no aparecen en el nuevo nombre del río: Weser. La pobre FULDA solamente pudo ser representada, a su propia elección, en la nueva palabra con la letra S. La S sustituyo una de las dos R del Werra. ¿Por qué la S te preguntarás ? Las curvas en la S recuerdan a las letras tristes F, U, L y D en sus agradables formas que se dibujan en el manantial de la misma FULDA. Ahí en donde esas letras olvidadas todavía son arroyos vivarachos. La FULDA sensible ante esta situación de maltrato del destino, pues trabajo tan duro tantos siglos y parece que fue todo fue en vano, empezó a ayudar a los comerciantes para al menos resguardar un poco de su paz mental. En aquellos días los vendedores tenían que pagar en impuestos y materia prima costos muy altos por la mercancía y bienes que transportaban hacia la ciudad Hann. Munden. Por cierto esos impuestos terribles fueron usados para construir casas elegantes a las orillas del rió rival Werra. Por esa razón la Fulda decidió contrabandear algunos productos sobre sus aguas – un pequeño acto como represalia a esta injusticia.

Las dos A de la FULDA y WERRA también estuvieron muy insatisfechas con esta fusion. Imaginaté hacer caso omiso de la primer letra del alfabeto en una forma tan brutal! Pero las A’s consiguieron una indemnización pequeña. Lograron un acuerdo y ahora aparecen al inicio del nombre de una hermosa ciudad alemana en algún lugar en el oeste… *

Por Nedkov Solako

Traducción por Roberto Gallegos

Me gusta pensar que la naturaleza aun tiene mucho por inspirar a los que saben traducir sus historias.

 

 

 

3434 Total Views 2 Views Today
  1. Pingback: Fulda kisses Werra | Tasting Travels

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*