El Arte de la Caligrafía China

El Maestro Ming en su taller.

El Maestro Ming en su taller.

Xi’An, China. Diciembre 2012

Read in English

No era fácil de encontrarlo. Su taller estaba escondido entre las tiendas de comida y de abarrotes en uno de los callejones del barrio Musulmán en la ciudad de Xi´An, China. A las afueras de su taller se podía leer en ideogramas chinos un letrero con una foto de un pincel para caligrafía y un sello rojo que lo identificaba como caligrafista. Entré con discreción pues no sabía como abordarlo, Annika me siguió los pasos sin decir ni una sola palabra. El lugar estaba muy bien iluminado por el sol, las luces ni siquiera estaban prendidas. Olía a tinta y papel y las paredes estaban llenas de sus obras, algunas caligrafías y otras de sus pinturas con en tinta negra y roja. Annika y yo nos hablábamos mutuamente en voz baja, por alguna razón no queríamos perturbar la paz que sentía en ese lugar.

Desde que entramos a China nos dimos cuenta que la práctica de ésta disciplina artística esta muy presente en la vida cotidiana de éste país. La caligrafía China conocida bajo su nombre shūfǎ 書法que significa, el método o la ley de escritura, es considerada como disciplina y como arte. La disciplina siendo propia a las reglas del orden en que van los trazos a la hora de dibujar el ideograma y el arte que considera la técnica y el espíritu. Éste último se refiere a lo que el artista logra transmitir con el estilo de sus trazos.

Existen parámetros para medir la calidad de una pieza caligráfica como lo es: la legibilidad de los caracteres, el orden en que se escriben, que los caracteres sean concisos, que el peso y forma de los caracteres vaya de acuerdo con el ritmo de la frases y finalmente que sean estáticamente placenteros.

El Maestro en Accion

El Maestro en Accion

Al entrar a la puerta el artista Xi Ming nos recibió con una sonrisa. Vestido con una sudadera café, un chaleco negro y pantalones negros de vestir nos condujo hacia un asiento pequeño donde nos ofreció sentarnos. En seguida su esposa nos ofreció té más caliente que normal en una taza de color verde olivo. Sentados los 4 viéndonos las caras me intenté comunicar. Intentamos explicarle que viajábamos en bici y que nos gustaba documentar evidencias de la rica cultura de los países que visitábamos con la finalidad de compartirlas en nuestro blog. Señalé mi cámara fotográfica y expresé con mi cara y mis manos el deseo que tenía de tomarle fotos a él y a su taller. En poco tiempo entendió lo que quería y con un gesto de gusto se paró de su asiento y señaló toda su obra alrededor del taller. Supusé que era su aprobación para tomarle fotos e inicié mis disparos.

En su taller había una gran mesa de trabajo donde había una buena cantidad de pinceles de diferentes grosores. La superficie de la mesa de trabajo estaba manchada de tinta negra y roja, ni un otro color más. También se podían ver los instrumentos del artista aparte de sus pinceles: un rollo largo de papel, un par de vasijas de cerámica con tinta, otra más con tinta roja y su sello. También es común que los artistas tengan un peso para detener el papel cuando dibujan, algunas veces es un pedazo de madera o muchas otras veces figuras ornamentadas de distintas formas. En su caso no pude ver uno entre sus curiosidades.

Sin avisarnos, indicó ciertas instrucciones a su esposa y a un amigo que llegó en ese momento y se dirigió hacía su mesa de trabajo.

Annika y yo ya habíamos tenido la oportunidad de ver a los caligrafistas que practican ésta disciplina como medio para relajarse y meditar en los parques, usando pinceles gigantes de esponja, agua y el suelo como su lienzo. Mr. Lee, un guía turístico que conocimos en un parque nos explico que la gente de edad avanzada practica la caligrafía para mantener su mente activa y sana. Normalmente los caligrafistas escriben excertos de libros, proverbios chinos o poemas completos. La obra, aunque efímera colorea los parques de un ambiente armónico y agradable hasta para la vista. Finalmente ese es el objetivo de la caligrafía como arte, poder transmitir el espíritu del texto desde un punto de vista muy personal, es lo que da el estilo único e irrepetible del caligrafista.

Caligrafia en el piso con agua y pincel gigante

Caligrafia en el piso con agua y pincel gigante

Sin embargo nunca habíamos visto a un artista hacerlo en papel y tina en vivo. Xi Ming cortó papel, lo puso cuidadosamente sobre la mesa y le pidió a su amigo que lo detuviera. Después tomó su pincel y lo mojó con tinta negra abundante e inicio escribiendo. Su mano agarraba el pincel con gran fuerza, se veía la tensión que tenía sus dedos. Por otro lado el pincel se movía con una exactitud impresionante, la tinta pintaba justo como él quería que pintara el papel. Una habilidad que solo se logra con años de práctica. Cada vez que terminaba un carácter decía algo en Chino con una voz firme y fuerte para que su compañero moviera el papel hacia arriba y así pudiera tener más espacio para escribir. Repitió el proceso hasta que terminó dos frases en dos papeles distintos. Yo estaba impresionado con su estilo, hacer lo que el hizo se requería de años de practica. Sus trazos limpios, se podía distinguir fácilmente donde había acelerado y desacelerado el trazo dejando lineas mas gruesas o delgadas.

La sutileza de sus trazos

Mismas cualidades son las que se enseñan dominar a los caligrafistas . Un disciplina en China que se calcula tiene más de 4,000 mil años de existencia. Existen evidencias de trazos en hueso de animal hace 3, 600 años. Y como arte logra su cúspide en la Dinastía Tang alrededor del año 800 D.C. A lo largo de tiempo muchos caligrafistas excepcionales han surgido en tierras Chinas dejando un legado importante para una de las artes más importantes de éste país.

El Sello del Maestro

El Sello del Maestro

Cuando finalizó de escribir sacó su sello personal y con tinta roja marco cuidadosamente pero con firmeza el final de su obra. En cuanto los papeles se secaron los empacó en periódico para que no se mancharan y nos la entregó como obsequio. Por fortuna su sobrina estaba trabajando en la computadora y con su escaso conocimiento en inglés nos tradujo lo que decía.

Qué como el agua lleguen a su destino.

El sabía que los caminos nunca son derechos, la sensibilidad del artista. Al final vi su obra con distintos ojos, sin conocerlo a él su obra me dio la impresión de que Xi Ming era un espíritu libre, tal y como su obra

5505 Total Views 2 Views Today
  1. Pingback: Lo que probablemente no sabías de China - Tasting Travels | Tasting Travels

  2. Edmundo says:

    Fue un momento muy emotivo para mí el poder leer tus líneas y poder viajar a la ciudad donde tomaste las fotos y donde viviste tu primera experiencia de caligrafía en vivo y a todo color muy interesante me da gusto que tengas mucho que compartir con todos nosotros estoy muy. Intentó que hayas tenido un momento tan emotivo cuídense mucho y les deceso lo mejor de lo mejor que Dios esté siempre en casa viaje y los siga bendiciendo para que continúen compartiendo con muchos más sus hermosas experiencias hasta pronto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*