Autralia: Año Nuevo en Melbourne Parte 1

Melbourne

Melbourne

Hace un Año en Melbourne

Es muy cierto, nos atrasamos bastante con nuestras entradas de Blog y nuestro sitio web. La verdad es que nos comió la rutina. A un año de haber llegado a Nueva Zelanda hemos publicado quizá un par de entradas, pero esto esta por cambiar.

Éste año volveremos a las pedaleadas. A partir de marzo, volveremos a vivir en dos llantas. Y para preparar el terreno, en los próximos meses vamos a empezar a publicar lo que sucedió en nuestro viaje del 1 de Enero 20 al 20 de Febrero del 2014.

Durante este periodo estuvimos pedaleando por un país al que nunca me imagine iba a visitar: Australia!

Los días en Melbourne se fueron rápidos. Tan rápidos que decidimos extenderlos. Tuvimos la oportunidad de hospedarnos en tres casas distintas. Al llegar con Sherlock y compañia, la segunda con Fiona la mamá de Mark Crispin (nuestro amigo de Sydney que conocimos en Saritash, Kirguistán) y su tía Vanessa. Y finalmente con Andrea, una linda amiga compatriota que tuvimos la suerte de conocer en un restaurante Mexicano.

Sherlock con Annika

Sherlock con Annika

Sherlock

Me parece que Irlanda y México tienen muchas cosas en común. Una de ellas tiene que ver con la la muestra de hospitalidad fugaz. En pocas palabras a dos días de conocernos y después de compartir unas buenas cervezas todos “eramos carnales”. Conocíamos a Sherlock en Bangkok gracias a Donald Denvir. Junto con ellos, Brian, Annika y yo fuimos las victimas del famoso incidente del día negro de las sanguijuelas (para leer dar click aquí). Desde aquél entonces nos había invitado a “caerle” a su casa cuando fuéramos. Y fiel a su palabra, lo cumplió. Inclusive nos cedió su cuarto.

El Cuarto de Sherlock

El Cuarto de Sherlock

Fueron días de cervezas carne asadas y exploración de la ciudad. Sherlock nos organizó una carne asada al segundo día de haber llegado. Comimos canguro, hamburguesas y salchichas debajo de un cielo que oscurecía lentamente sin afectar la temperatura ambiente.

054

BBQ con Amigos Nuevos

BBQ con Amigos Nuevos

Sherlock es soltero, comparte los gastos de la casa con otras tres personas. Dejo Irlanda, ya hace un par de años para probar mejor suerte en el aspecto profesional. A pesar de los años fuera de casa su acento irlandes sigue tan presente como ayer . Nunca entendí de que se trataba su trabajo pero por lo que comentaba le gustaba mucho y le permitía vivir bastante bien. No por nada Melbourne es según muchos expertos la ciudad de mayor calidad de vida en el mundo. Y sinceramente se podía ver en cada esquina.

El jardín de Sherlock

El jardín de Sherlock

Yo sobre el Carbon!

Yo sobre el Carbon!

A pesar de eso, en Melbourne casi todos comparten los costos de una casa ya que los precios de alquiler ,y ni se diga de venta, son estratosféricos. Para que se den una idea de la relación sueldo y costo de vida en Melbourne les doy el ejemplo de Sherlock. Él gana un promedio de 25 dlls Australianos la hora por 40 horas a la semana, lo que equivale a 1,000 dls Australianos. De eso el paga una renta de aproximadamente 200 a la semana y quizá unos 200 dls de comida y cerveza. Lo cuál le restan 600 diversión, ahorro y gastos. A parte de su sueldo la empresa le tiene que dar un dinero acumulado para que los gaste en sus vacaciones, así como un promedio de 4 semanas libres pagadas. Y aunque la comida y los servicios son caros, la relación sueldo y gasto es paradisiaco.

Durante esa semana Sherlock se encargo de hacernos sentir en casa, y de pasearnos por su barrio: Fitzroy North, el barrio de moda entre la juventud, por sus bares y cafés. Y aunque nos cambiábamos de casa aún volveríamos a ver a Sherlock varias veces más. Esperemos que la próxima vez sea en México.

Fiona y su Hermana

Fiona y su Hermana

Fiona y Vanessa

Pocas madres harían lo que Fiona hizo por nosotros. Sin conocernos y con tan sólo oír sobre nosotros por su hijo Mark nos abrió las puertas de su casa. Fiona, la mamá de nuestro amigo Mark no sólo nos hospedo en su casa, sino que nos invito a pasar la Navidad con ella y con su familia. Su casa, una linda residencia de un piso, con un jardín impecable y con una decoración que invitaba a la comodidad fue nuestro refugio en épocas navideñas.

Las Hermanas en su Casa Hemosa

Las Hermanas en su Casa Hemosa

En su casa tuvimos la oportunidad de interactuar con estas dos grandes señoronas. El primer día nos hicieron de cenar un una carne asada con una ensalada de cus cus y humus casero, una delicia. Su toque de mamá nos hizo recordar a nuestra casa. Tanto Fiona como Vanessa eran muy activas, siempre con actividades que hacer. Fiona trabaja en la universidad, pero estaba de vacaciones. Sin embargo siempre estaba creando cosas en su taller, ya sea planeando o tejiendo una gran variedad de prendas de colores pasteles que me hacían recordad al amor de abuelita. Mientras tanto Vanessa usaba sus vacaciones para ayudar a asentarse en Melbourne a una familia completa que venía de Samoa. Llevo a los chicos al zoológico y los invito un día a cenar a la casa. Su amistad les ayudaba mucho a adaptarse a la vida citadina.

Por las tardes veíamos películas, dos de ellas memorables: Rabbit Proof Fence y The Castle. La primera, de la época de la generación perdida y la segunda sobre la folclórica vida de la clase media de éste país. Sobre las películas escribiré una entrada especial ya que merecen su respectivo análisis, sobre todo en la parte de la empatía.

Camino a la Playa Chelsea 1

Camino a la Playa Chelsea 1

Camino a la Playa Chelsea 2

Camino a la Playa Chelsea 2

Camino a la Playa Chelsea 3

Camino a la Playa Chelsea 3

La Navidad llegó y con ello la celebración. Y aunque no era la primera vez que celebrábamos la Navidad en la costa, si era la primera vez que la celebrábamos en la playa! Fiona y Vanessa nos invitaron a pasar la navidad con su hermana, que tenía una casa en uno de los suburbios a las afueras de Melbourne llamado Chelsea Beach. Ahí también estaba el hijo de Vanessa y su pareja. Nosotros decidimos pedalear los 25 km que nos separaban desde la casa de Vanessa a la casa en la playa y así disfrutar y ver como se celebrabá la Navidad en Melbourne. El camino fue precioso, playa, familias, música navideña y hasta un Santa Clause Camboyano.

Santa Camboyano

Santa Camboyano

Al llegar a la casa de la hermana de Fiona, comimos mariscos. Todo mundo cocino algo, nosotros hicimos un guacamole gigante y Annika su famoso pastel de queso. Al parecer la tradición de Navidad en Australia es comer mariscos y Pavlova. Nosotros comimos de ambas, hasta tener las barrigas llenas de felicidad. Después de la comida, nos fuimos a la playa, donde pasamos todo el día entre la arena, el sol y juegos de playa hasta que el atardecer pinto el cielo de rojo.

Chelsea Beach!

Chelsea Beach!

Vanessa y su hijo

Vanessa y su hijo

Feliz Navidad Annika!

Feliz Navidad Annika!

Chelsea Beach en Navidad

Chelsea Beach en Navidad

Nos la pasamos fenomenal con ellas, nunca se nos va a olvidar.ea

Andrea

Varias veces camino al centro de Melbourne pasamos por el restauran llamado “El Chino”, donde decían que vendían tacos de barbacoa con tortilla original de maíz desde la casa de Sherlock y de la de Fiona. Hasta que un día decidimos probar suerte y comer los chilaquiles de $15 por el plato. Para mi sorpresa la comida sabía muy original, lo que pasaría después formaría parte de las anécdotas más increíbles del viaje.

Chilaquiles!

Chilaquiles!

Al finalizar la comida le pedí a la mesera que si podía hablar con el chef, ya que le quería preguntar donde había aprendido a cocinar tan bien mexicano. Me dijo que era mexicano y que con mucho gusto me lo presentaría. Se presento muy amigablemente y hasta nos picho una agua de horchata a cada quién. Resulto que erá de GDL y después de varias preguntas nos dimos cuenta que yo era muy buen amigo de su hermano, el legendario Chuck o Fabion para muchos. Definitivamente el mundo era muy pequeño.

Minutos mas tarde llegó Andrea. Su turno empezaba y Alvaro,  el hermano de Fabian,  nos la presentó. Desde el inicio fue muy linda con nosotros. Esa misma noche los cuatro mas otros dos Mexicanos estábamos compartiendo chelas. A la semana Andrea nos había contactado para ver si le podíamos ayudar a con su bici. Con muchísimo gusto accedimos y una semana después estábamos de huéspedes en su casa.

Annika, Andrea, Alvaro y yo

Annika, Andrea, Alvaro y yo

Ella llego a Australia por sus estudios. Tenía dos trabajos y aparte se veía que le dedicaba mucho tiempo a su escuela. Ella me recordaba a muchos amigos y amigas en la universidad que aparte de estudiar trabajaban todo lo que podían para poder pagarse ellos mismos su colegiatura. Su casa era linda y su casera más! La casera de Andrea era una Australiana de lujo que vivía a tan sólo unas cuadras de su otra casa. Nos invitó un par de veces por té y una vez por cena. De todo lo que nos tocó vivir con Andrea lo más suave fue poder haber bienvenido junto con ella y sus amigos el despertar del año 2014, uno de los años más lindos que he tenido en mi vida.

La Casa de Andrea

La Casa de Andrea

Y así le dábamos la bienvenida a lo que sería el año del 2014. A unos días de que empezará el año, pro fin empezábamos a explorar las costas de Australia.

2567 Total Views 1 Views Today

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*